El Futuro de las Máquinas Tragaperras

La Era del Cambio

tragaperras de vídeoComo la mayoría de las máquinas, las tragaperras también tuvieron sus altibajos a lo largo de los años pero, lo importante es que estas sobrevivieron al largo camino. Se añadieron una gran variedad de modificaciones y nuevas piezas a las máquinas tragaperras desde que el Sr. Fey construyó la primera máquina tragaperras en su sótano aunque las características básicas se han mantenido relativamente iguales.

Un jugador inserta una moneda, tira de la palanca, espera con la esperanza de ver esos símbolos tan deseados y cuando lo hace, recibe su recompensa. Aunque las reglas del juego son básicamente las mismas, el valor de las apuestas se ha disparado. Las recompensas pasaron de ser cigarrillos, puros, bebidas a unos cuantos dólares para el coche, viajes lujosos y premios multimillonarios. Las tragaperras pasaron de aceptar monedas de céntimo y diez céntimos a billetes cincuenta y cien dólares.

us

Casinos En Línea con Slot Mejor Puntuados para United States

Vegas Casino Online

Registrarse

300% hasta

$3,000

Liberty Slots Casino

Sin depósito

$/AU$15

Slots.lv

2do depósito

100% hasta

$500

Sloto'Cash Casino

Devolución de saldo

35% hasta

Intencionadamente o no, el Sr. Fey y su Liberty Bell (Campana de la Libertad) dio a luz a una industria de miles de millones de dólares que sigue atrayendo a jugadores esperanzados. Los años pasaban y los fabricantes competían entre sí para diseñar máquinas tragaperras que proporcionaran la máxima satisfacción al jugador. De una ranura para las monedas con inserción simple y un dispositivo mecánico de palanca, las tragaperras se convirtieron en máquinas más grandes y a veces enormes, equipadas con una gran variedad de diferentes luces, campanas y capacidad de reproducir todo tipo de sonidos.

Los fabricantes de tragaperras añadieron un gran abanico de extras para hacer que el tiempo que se dedicaba a jugar fuera todavía más agradable. Las máquinas fueron modificadas para aceptar múltiples monedas y también para permitir que los jugadores utilizaran sus ganancias directamente en vez de tener que insertar continuamente monedas en el bandido armado de un brazo.

Además de las palancas, los fabricantes introdujeron botones que permitían un juego más rápido y fácil. El juego en sí, también cambió un poco, ofreciendo múltiples líneas de pago en lugar de una sola, diferencias en la primera línea y el uso de los comodines que podían utilizarse para sustituir un símbolo ordinario con el fin de crear una línea ganadora.

máquinas tragaperras modernas

Proyección de Futuro

Hoy en día hay, no queda apenas ninguna máquina tragaperras mecánica en los negocios, en su lugar, los casinos utilizan aparatos con micro-procesadores. La tecnología utilizada abre muchas puertas a los operadores de casinos ya que les permite mejores posibilidades de seguimiento, calcular los tamaños medios de apuestas, registrar el número de juegos, el tiempo jugado y muchas otras métricas, lo que les ayuda a evaluar mejor su exposición al riesgo.

Con el auge de la tecnología de la computación en la nube y la carrera por el primer puesto entre todas las principales compañías tecnológicas como Google, Facebook y Samsung, entre otros, la industria de los casinos también está consiguiendo un pedazo del pastel. Los operadores de juegos de azar han desarrollado aplicaciones que se ejecutan en la mayoría de los dispositivos móviles y casinos virtuales donde los jugadores pueden apostar desde básicamente cualquier punto del mundo desde el que se tenga acceso a Internet.

La industria del juego ha estado ligada al progreso y desarrollo de diferentes tipos de tecnología del pasado y esa tendencia continúa existiendo en el futuro. Con la introducción del entorno de la realidad aumentada y la existencia masiva de dispositivos como Oculus Rift, Samsung Gear VR y HTC Vive a la vuelta de la esquina, las posibilidades de crecimiento parecen interminables.

Una cosa es cierta, no importa si las máquinas tragaperras se controlan con palancas, botones, pantallas táctiles u ondas cerebrales, los jugadores continuarán con su interminable búsqueda de la gran victoria.

Proyección de Futuro

El caso de la Legalidad

Como hemos mencionado previamente, el negocio de la construcción de máquinas tragaperras resultó gravemente dañado en 1906 cuando un devastador terremoto golpeó San Francisco y sus alrededores, lo que provocó una serie de incendios y la destrucción de la mayoría sino de todos los negocios de la ciudad.

Sin embargo, impulsada por el deseo de muchos jugadores esperanzados, la industria se recuperó en muy poco tiempo pero varios grupos religiosos vieron en el terremoto y los estragos que este obró como un signo de Dios y que su ira recayó sobre los pecadores fabricantes de tragaperras. Durante casi tres años, la industria resistió a las embestidas de los grupos religiosos que presionaban para prohibir las máquinas tragaperras pero, al final, los bandidos armados de un brazo fueron prohibidos en San Francisco en 1909. Nevada prohibió jugar a las máquinas tragaperras por un año y fueron ilegalizadas en todo el estado de California el año 1911. Poco después, más estados se sumaron a este proceso.

Sin embargo, muchos de los fabricantes emigraron a la Costa Este a la espera de que pasará la tormenta. Efectivamente, en 1912 Nevada legalizó de nuevo las máquinas tragaperras pero sólo como una medida para impulsar la economía estatal. Aunque las máquinas no podían ofrecer recompensas económicas, por lo menos estaban de nuevo de vuelta en el negocio.

Some machines offered candy or gum as prices, which naturally attracted youngsters and their mothers to play. However, society did not quite like that and every woman that was seen chewing a gum was automatically associated with playing the slot machines and frowned upon.

Algunas máquinas ofrecían caramelos o chicles como premios, que naturalmente atrajeron a los jóvenes y a sus madres. Este hecho no le gustó a la sociedad del momento y cada mujer que se veía masticando chicle se le asociaba de forma automática con el juego de las máquinas tragaperras y estaba muy mal visto.

Durante ese tiempo se hizo muy popular el Modelo de los Chicles de Fruta de la Campana de la Libertad, a pesar de su simple diseño que consistía en la típica máquina tragaperras con una máquina de chicles a un lado. Esta máquina utilizaba los símbolos de los diferentes sabores de chicle que eran utilizados como premios. Estos símbolos de frutas pueden ser vistos también hoy en día.

Un poco más adelante, grupos como la Liga Anti-Salón y la Unión de Mujeres Cristianas Moderadas comenzaron a presionar para la prohibición del alcohol en Estados Unidos.

Finalmente, el Senado asintió y aprobó una resolución para crear la 18ª Enmienda de la Constitución, que prohibía la producción, el transporte y la venta de alcohol. En enero de 1920, la resolución obtuvo el rango de ley.

Durante el período de Prohibición de las máquinas tragaperras de chicles se formaron poderosos sindicatos criminales que fomentaron la creación de una red ilegal de «bares´´ que dependían de las máquinas tragaperras para conseguir el 20% de su beneficio. Adicionalmente, la Enmienda 18 llevó casi de inmediato a la creación de grupos anti-prohibición, impulsados por el interés de muchas industrias y medios de comunicación que después de diez años de desobediencia judicial logró que la prohibición se derogara en 1933. Esta fue la primera y única Enmienda que ha sido completamente revocada en la historia de Estados Unidos.

En 1931, Nevada legalizó el juego en un intento de impulsar las oportunidades de crecimiento. Sin embargo, las máquinas tragaperras quedaron prohibidas en otros estados.

En 1934, el actual alcalde de Nueva York Fiorello LaGuardia encabezó una misión para capturar al jefe de la mafia Frank Costello quien también controla casi 1000 máquinas tragaperras. Después de que el Sr. Costello fuese encontrado y ejecutado, el Sr. LaGuardia usó un enorme mazo para destruir a los bandidos de un brazo y tiró los restos al océano.

A pesar de los esfuerzos del Sr. LaGuardia, la industria de las tragaperras continuó trabajando a plena capacidad, creando barcos especiales con el fin de llevar las apuestas fuera de los EEUU. El negocio prosperó y también lo hizo la industria de la construcción de tragaperras.

Sin embargo, cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial la mayoría sino todas las instalaciones de fabricación se utilizaron para fabricar armas y municiones en lugar de casi inofensivos bandidos de un brazo. Finalmente, terminó la guerra y la industria rápidamente aceleró el ritmo ya que la demanda de las máquinas se disparó.

Durante la década de los 50, gracias al Strip de Las Vegas y la ciudad de Reno se comenzaron a desarrollar los centros de juego que hoy los conocemos hoy día. No obstante, en 1951 el Congreso aprobó la Ley de Johnson, que convirtió en ilegal el transportar una máquina de juego de azar a un estado a sabiendas de que el juego allí era ilegal.

Esta restricción fue modificada varias veces pero se mantuvo incluso en los años 90 con diferentes variaciones en las leyes de cada estado. Por ejemplo, en Dakota del Sur se permitía ser dueño de una máquina tragaperras si esta fue fabricada antes de 1941 porque entonces se consideraba como una «antiguedad».

En 1976, la demanda de máquinas tragaperras se disparó durante un tiempo, después de que el estado de Nueva Jersey decidiera legalizar los dispositivos en Atlantic City. Dos años más tarde, la tribu Seminole abrió el primer casino de reservas, lo que desencadenó una ola nacional de creación de instalaciones similares en otro tipo de reservas.

Hasta la fecha, el juego en los Estados Unidos sigue estando legalmente restringido pero crece en popularidad cada año y con el auge de Internet, la industria del juego se está haciendo más famosa que nunca. Las tragaperras, son una parte importante de todos los casinos ya que aportan a la casa alrededor del 70% de sus ingresos.

Además, los casinos han accedido a pagar una parte de sus ingresos de las tragaperras a los estados a los que pertenecen, impulsando de esta manera la economía local. Esto es particularmente cierto para los casinos Indian, que no pueden operar máquinas tragaperras si no han llegado a un acuerdo monetario con el Estado.

Y sólo para captar la idea de lo grande que es exactamente la industria de las máquinas tragaperras, echemos un vistazo a algunos números. Foxwoods es el casino más grande en los EE.UU. y en el año fiscal que terminó en junio del 2008, sus 6 300 máquinas tragaperras generaron más de $ 9.1 mil millones. En 2011, eran alrededor de 1 511 casinos los que operaban en Estados Unidos. Tú haces las cuentas.

6 300 máquinas tragaperras generaron más de $ 9.1 mil millones