El gobierno holandés introduce una subida de impuestos temporal

Eventos y Reportajes

Los múltiples retrasos en la introducción del nuevo marco regulador de los Países Bajos se han cobrado su precio, ya que a principios de esta semana el gobierno holandés anunció sus planes para implementar un aumento temporal de la actual tasa de impositiva sobre los juegos de azar.

Los operadores de juegos de azar regulados pagan actualmente un impuesto del 29%. En virtud de la propuesta actual, la tasa impositiva vigente se incrementará en un 1.1% hasta el 30.1%. Los legisladores holandeses señalaron que la tasa se reduciría al 29% seis meses después de que el proyecto de ley (que está tardando demasiado en hacerse realidad) finalmente se convierta en ley. Además, explicó que el plazo de seis meses permitirá a la Autoridad del Juego holandesa hacer los ajustes necesarios derivados de la introducción de la nueva ley del juego.

La propuesta surgió a principios de esta semana como parte del plan presupuestario del gobierno holandés para el próximo año. Los legisladores holandeses apuntaron que la ley del juego arriba mencionada se pondrá en práctica el 1 de julio de 2018. Si esto sucede, significaría que la antigua tasa impositiva sobre el juego se restablecería el 1 de enero de 2019.

Después de que se dieran a conocer las últimas noticias sobre el incremento del impuesto, analistas y expertos expresaron su sorpresa que, como consecuencia de este desconcierto, la más afectada será la propia industria. Sin embargo, es importante señalar que esos múltiples retrasos fueron causados por la incertidumbre política y la falta de acuerdo sobre las disposiciones del proyecto de ley.

En términos generales, la pieza legislativa en cuestión abriría el mercado holandés del juego online a operadores internacionales. La demanda de servicios iGaming siempre ha sido alta entre los jugadores holandeses y debido a la falta de regulaciones adecuadas, durante todo este tiempo las empresas han podido operar en una zona gris.

Regulaciones más estrictas y la respuesta de la industria

A principios de este año, la Autoridad del Juego Holandesa, Kansspelautoriteit, introdujo nuevas reglas para la forma en que los servicios de iGaming se proporcionan en el entorno no regulado existente en el país. De esta forma, el organismo regulador hacía un poco más difícil que los operadores y sus socios afiliados se acerquen a los jugadores holandeses.

Las normas más estrictas impuestas por Kansspelautoriteit fueron justificadas por el regulador como aquellas que tenían como objetivo presentar más claridad y énfasis en los efectos negativos que la provisión de servicios de juego sin licencia tiene sobre los clientes holandeses. También señalaron que se podrían introducir cambios en el entorno del juego del país.

El verano pasado, la Cámara Holandesa aprobó el proyecto de iGaming antes mencionado y lo envió al Senado para su consideración. El deseo era que este se implementara rápidamente, hecho que no sucedió.

El nuevo conjunto de reglas de Kansspelautoriteit fue muy discutido por los diferentes actores ​​de la industria, siendo Betsson el operador de apuestas online con sede en Malta, uno de sus detractores más críticos. La compañía de juegos de azar solicitó la revisión de la decisión del tribunal, pero, a principios de este mes, un tribunal de La Haya falló a favor del regulador del juego holandés. El tribunal falló contra el argumento de Betsson que decía que las nuevas normas impuestas por Kansspelautoriteit violaban la regulación de la UE</strong y limitaba a los operadores interesados ​​a distribuir sus servicios de forma libre dentro de las fronteras de la Unión Europea.

Noticias Relacionadas

Comments are closed.