MassGaming se enfrenta a un complicado dilema debido a la concesión de una tercera licencia de casino

Eventos y Reportajes

mass_gamingLa Comisión del Juego de Massachusetts se está enfrentando a otro difícil dilema debido al futuro de su relativamente joven industria de casinos de juego. El regulador del juego del estado tiene la difícil tarea de elegir entre dos proyectos de casinos igualmente atractivos para el sureste de Massachusetts, una región que necesita trabajo e impulsar su economía pero no puede permitirse dos proyectos a gran escala al mismo tiempo.

Por otro lado, la tribu reconocida federalmente Mashpee Wampanoag lleva mucho tiempo esforzándose para construir un complejo de casino de $500 millones en Taunton. Y, por otro lado, Mass Gaming & Entertainment, una empresa dirigida por el promotor inmobiliario y el magnate de los casinos Neil Bluhm y el empresario local George Carney, que tienen un proyecto de complejo de $677 millones en el recinto ferial de Brockton.

Si este último proyecto es aprobado por la Comisión del Juego de Massachusetts, dará lugar a la tercera construcción de un casino comercial en el estado tras la finalización y puesta en marcha de MGM Springfield y Wynn Boston Harbor.

En gran medida, la propuesta de casino de Brockton está lo suficientemente completa y diseñada como para concederle la licencia necesaria. La propuesta fue presentada por un desarrollador de casinos con experiencia que tiene los fondos y los medios necesarios para gestionar la sala. Otro dato de gran interés es que el complejo se construiría no muy lejos de una importante autovía.

Sin embargo, si MassGaming aprueba el proyecto de Brockton, la tribu Mashpee Wampanoag tendrá el derecho a proceder con la construcción de su propio casino, sin la necesidad de pedir permiso o contribuir con parte de sus ingresos de juego para el Estado.

En 2011, los legisladores del estado diseñaron la regulación del casino de Massachusetts y firmaron un acuerdo con los representantes tribales, bajo los términos mediante los cuales a la tribu se le daría el derecho exclusivo de operar un casino en la región a cambio de una participación del 25% de los ingresos que la sala genere anualmente.

Al comentar el dilema al que se enfrenta el regulador del juego del estado, el presidente Stephen Crosby ha comentado en un comunicado que la Comisión del Juego es bien consciente de que la ley de casino de 2011 solamente contempla la construcción de un único casino a gran escala en el sureste de Massachusetts. El representante además señaló que su mayor reto es reconciliar de alguna manera a «los objetivos de las dos políticas públicas en conflicto«.

En febrero, los desarrolladores del casino Brockton y un grupo de terratenientes de Taunton presentaron una demanda contra el proyecto de casino tribal que busca bloquear su construcción durante los próximos años. Con la tribu Mashpee Wampanoag sin poder continuar con su plan, la gente detrás de la propuesta de Brockton afirmó que este es el mejor estado y que reportaría unos puestos de trabajo e ingresos fiscales muy necesarios.

Se espera que la Comisión del Juego de Massachusetts anuncie su decisión en abril de si otorgará o no la licencia para el casino en Brockton. Si el regulador otorga la tercera licencia del estado para un casino de pleno derecho, la tribu Mashpee Wampanoag podrá desestimar su acuerdo con el estado y contruirá su sala en Taunton. Por lo tanto, el sureste de Massachusetts podría acabar albergando eventualmente dos casinos y es bastante dudoso que la región pueda abarcar ambos.

Sin embargo, si la Comisión del Juego de Massachusetts no otorga la licencia a la propuesta de Brockton y el proyecto de la tribu es bloqueado, el sureste de Massachusetts no podría tener un casino de ninguna de las maneras. Por lo tanto, la región se vería privada de los puestos de empleo e ingresos fiscales que tanto necesita.

Noticias Relacionadas

Comments are closed.