Borgata Casino demanda al fabricante de cartas por el interminable caso de bacará de Phil Ivey

El caso de The Borgata contra el conocido profesional de póquer Phil Ivey implica tantas idas y venidas que cada vez es más difícil mantenerse al día. Recientemente, se ha dado a conocer que el casino de Atlantic City está demandando al fabricante de cartas Gemaco por vender las cartas de juego aún a sabiendas que estas tenían defectos de fabricación.

Según medios de comunicación, The Borgata ha presentado un sumario para el juicio en su caso contra Gemaco. Si la sala de juego gana este caso, la compañía de fabricación de cartas podría verse obligada a pagar la cantidad de $10.1 millones que el casino perdió después de las cuatro visitas de Ivey en 2012.

Acompañado de Cheung Yin Sun, el profesional del póquer visitó la popular sala de juego de Atlantic City y jugó ocho sesiones de bacará, ganando $9.6 millones. Ivey y su compañero le pidieron al casino un crupier de habla mandarín, una baraja de cartas Gemaco de color púrpura, así como que el crupier rotara y posicionara las cartas de cierta manera.

Ese tipo particular de cartas Gemaco parecía tener un defecto de fabricación en el reverso. Fijándose en las diferencias en cada una de las cartas, Ivey y Sun fueron capaces de ganar ventaja sobre el casino y eventualmente abandonar el casino con $9.6 millones en sus bolsillos.

El Borgata se dio cuenta de que los dos jugadores ganaron una suma tan importante de dinero como resultado del uso de la muy controvertida técnica de clasificación de bordes sólo después de haber transferido los fondos a los interesados. El casino presentó una demanda que se ha estado demorando desde hace varios años.

El otoño pasado, un juez federal se puso de parte de The Borgata, declarando que las acciones de Ivey y Sun no representaban un fraude en su totalidad. Sin embargo, los dos jugadores fueron acusados de haber violado los códigos de casino de New Jersey. El equipo legal de Ivey apeló esa decisión, pero todavía está por ver a quién le dará la razón el tribunal.

La apelación del profesional del póquer podría no ser escuchada antes de que se tome una decisión sobre la demanda de The Borgata contra Gemaco. Todavía no está claro si Ivey y Sun tendrán que devolver sus ganancias aún si el fabricante de cartas es sentenciado a pagar la cantidad de $10.1 millones que el casino dice haber perdido como resultado de las acciones de los dos jugadores. En otras palabras, el caso es cada vez más complicado y parece que puede necesitar varios años más antes de que se tome una decisión final.

Los problemas judiciales de Ivey no se limitan a su caso con The Borgata. El jugador está demandando al Crockfords Casino de Londres por negarse a pagarle unas ganancias de punto banco de £7.8 millones. Ivey, una vez más acompañado por Sun, jugó esa variante de bacará en el popular casino inglés en agosto de 2012. El jugador acumuló la cantidad mencionada una vez más mediante la utilización de clasificación de bordes.

A diferencia de The Borgata, el equipo de Crockfords se fijó en los jugadores a tiempo y se les negaron sus ganancias. El año pasado, el Tribunal de Apelaciones del Reino Unido respaldó al casino, afirmando que las acciones de Ivey y Sun equivalían a hacer trampa, aunque no se podía decir que fueran completamente deshonestos en sus acciones.

Se les permitió apelar esa decisión en la Corte Suprema del Reino Unido y el caso fue presentado al tribunal superior del país a mediados de julio.

Noticias Relacionadas

CasinoNewsDaily es un medio de comunicación centrado en proporcionar noticias diarias sobre la industria de los casinos, así como facilitar detalladas guías de juego. Nuestras guías cubren la ruleta, el blackjack, las máquinas tragaperras y el vídeo póquer o póquer en pantalla.
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on Reddit